Skip to content
GrinGrin nace para romper el mito de que la comida vegetal es aburrida. Creamos productos brutales para demostrar que es posible tener una alternativa 100% vegetal, ¡100% brutal!

Nuestra misión es ofrecer alternativas 100% vegetales para satisfacer a los paladares más exigentes.

Somos una start-up creada por inconformistas, soñadores, amantes del buen comer y de todas las buenas experiencias que surgen junto a una mesa. Nos encanta pringarnos, somos fans de la cara que se nos queda cuando le damos un mordisco a un producto espectacular, amamos las sonrisas de complicidad con nuestro compañero de atracones cuando asombrado te mira de lado con la boca llena. Las largas sobremesas dan para mucho, para imaginar, para vacilar, para soñar y para arreglar el mundo debatiendo cómo sería un futuro mejor. Acompañados de buena comida es como nace la idea de crear un proyecto en el que lo que más nos gusta sea también respetuoso con el planeta.

GrinGrin está formado de un equipo multidisciplinar, multicultural y, en su inmensa mayoría, femenino. Un equipo de personas soñadoras y con ganas de cambiar las cosas. Nos encanta nuestro planeta, nos encanta la comida y nos encanta lo que hacemos.

Trabajamos codo con codo con un equipo de I+D para el desarrollo de nuestros productos. Para nosotros solo existe una máxima y es que lo que hagamos tiene que ser tremendo.

Nuestra base logística está ubicada en Barcelona. Trabajamos directamente con retailers, tiendas, restaurantes, caterings, hoteles y colectividades. Servimos a toda la península y Baleares en 48h – 72h.

Siempre intentamos aportar un toque diferenciador a nuestros productos. Como buenos inconformistas, no nos vale cualquier cosa. Creamos productos para todos los momentos de consumo, productos para el día a día y productos para pecar de vez en cuando pero sobre todo que sean espectaculares.

Creemos que es necesario generar un cambio ya que el modelo de consumo alimentario actual no es sostenible. La producción de alimentos vegetales es más sostenible que la producción de alimentos de origen animal.

Sabemos que la comida forma parte de la cultura, de las tradiciones, de las creencias, de la memoria colectiva y de la cotidianidad de un pueblo. Por eso creemos que podemos tener un impacto real si logramos hacer productos deliciosos, accesibles y culturalmente aceptados.

¿Te animas a probarlo?