Skip to content

¡Nunca te fíes de alguien al que no le guste el chis! ¿Qué sería de la pobre tabla sin su chis? Tenemos chis para todos los gustos, rallado, en lonchas y para untar.